Pese a que Windows 10 ha supuesto la reconciliación entre Microsoft y los usuarios la mayoría de empresas optan por quedarse en Windows 7 y no dar el salto ¿Qué es lo que sucede para que un sistema operativo con casi 7 años de antigüedad siga siendo tan utilizado? El sector empresarial no es como el doméstico donde cualquier error puede solucionarse con una futura actualización y la paciencia del usuario, las empresas miden meticulosamente los pasos a dar y hasta que no están a un 200% seguras no actualizan.

Operative Systems Chart

En este gráfico se puede observar que la adopción de Windows 7 es aplastante respecto al resto de sistemas operativos y Windows 10 se encuentra por debajo incluso de Windows XP. Microsoft tiene interés en que las empresas se decidan por Windows 10 y el propio jefe de Marketing Chris Capossela dirigiéndose a los usuarios de Windows 7 ha afirmado que "Windows 10 es un lugar mucho mejor que Windows 7 y que los usuarios que sigan utilizando Windows 7 lo harán bajo su propia responsabilidad" aludiendo a que en términos de seguridad Windows 7 es más vulnerable.

 

Microsoft ha renovado completamente su imagen de marca, atrás queda aquella época en que todo lo que venía de la compañía de Redmond era sinónimo de mediocridad y, desde su presentación, Windows 10 ha generado muy buenas expectativas en general. Por un lado significa deshacerse de Windows 8 y su no tan bien recibida interfaz metro. Por otro lado el nuevo sistema operativo se presenta como un un todoterreno que unifica ordenadores con tablets y smartphones. Por último, supone que extender el soporte que se tiene con Windows 7 y que acabará en 2020. Todo esto ha conseguido que las empresas tengan ahora muchas ganas de cambiar de sistema operativo.

¿Es una buena idea? En en blog de Pymes y Autónomos no están muy de acuerdo al respecto:


- Cuando un nuevo sistema operativo sale a la calle, hay que dejar pasar entre 6 meses y un año para que se depuren errores. Y es que por mucho que se revise un producto antes de lanzarlo a la venta, hay errores que solamente se descubren cuando el usuario final lo utiliza.


- En el caso de las empresas, hay más equipo desfasado que se sigue utilizando porque simplemente funciona. Es recomendable estar 100% seguros que Windows 10 dispondrá de los drivers adecuados para esos equipos y que su funcionamiento será óptimo.


- Lo mismo sucede con ciertos programas internos de la empresa y que no cuentan con más soporte oficial que el que pueda ofrecer el propio desarrollador. Hay que probar estos programas antes con el sistema operativo para estar completamente seguros de que no va a haber ningún problema.


- Por último está la curva de aprendizaje: Windows 10 incorpora novedades a las que habrá que adaptarse para manejarlo con soltura.

 

En cuanto al tema de si Windows es gratuito o no, recordar que lo es solamente para aquellos usuarios de las versiones Home de Windows 7 y Windows 8. En el caso de las empresas que utilizan Enterprise/Business tendrán que pasar por caja.